You are hereMontar un negocio en Alemania

Montar un negocio en Alemania


Antes que nada, tienes que saber que para montar un negocio en Alemania, deberás presentar toda la documentación de manera ordenada, avalar todas las leyes y decretos y por sobre todo, respetar las normas, algo muy importante en este país, donde los trabajadores tienen muchos derechos y si no los contemplas, puedes tener problemas.

Ahora bien, hay cuatro tipos distintos de sociedades en Alemania para poder montar un negocio:

-Gesellschaft mit beschrankter Haftung (conocida como GmbH): es la más usada y tiene un capital social mínimo de 25 mil euros, una estructura simple, para empresas privadas y con un número mínimo de socios es uno.

-Corporación por acciones – Sociedad Anónima (AG): el capital mínimo es de 50 mil euros y es la forma corporativa utilizada por las principales empresas públicas. Está sujeta a la regulación alta, como sociedad cotizada y el número mínimo de accionistas es uno.

-Partnership (sociedad civil): está disponible tanto como una sociedad limitada (KG) o una general (OHG), la más usada por los extranjeros que se mudan a Alemania es la primera. Tiene un mínimo de dos socios, permitiendo que una sea una empresa GMBH. Es ampliamente utilizada por empresas pequeñas o emprendimientos familiares.

-Propietario único: es la más sencilla y la menos regulada de las cuatro. Para comenzar es necesario inscribirse en el registro mercantil y en la oficina de comercio de la ciudad donde se montará el negocio. Se tiene una responsabilidad limitada como empresario individual, tanto de los pasivos como de las deudas. Los beneficios están sujetos al impuesto sobre la renta a tasas de individuos.

Si, por otra parte, cuentas con una empresa o negocio en España, puedes mudarla a Alemania. Pra ello, deberás inscribirla en el registro mercantil y también en la oficina de comercio local. Pero hay que tener en cuenta que una empresa extranjera tiene responsabilidad total en los asuntos legales y fiscales.

Es importante también saber que los bancos alemanes, por medio del gobierno nacional, ofrecen una gran variedad de préstamos y programas de incentivos, algunos como donaciones, según el tipo de empresa y su ubicación en el territorio. Algunas regiones alemanas ofrecen subvenciones para la inversión inicial de hasta el 50 por ciento si se es una Pyme.

En los poblados alejados de las grandes ciudades también se suele otorgar descuentos muy importantes en relación a los impuestos, que en este país tienen tasas muy elevadas. Hay entidades bancarias internacionales de clase mundial y lo primero que deberás hacer es abrir una cuenta en alguna de ellas.

Los negocios y empresas en Alemania están altamente regulados, sobre todo en el caso de las sociedades anónimas (AG). Sin importar si son grandes o pequeñas, tienen que cumplir con todos los requisitos fijados y establecidos detalladamente por las autoridades.

Los órganos de gobierno supervisan las actividades de cada institución financiera (como bancos u oficinas de seguros) y las demás industrias están agrupadas en asociaciones que regulan todo lo que sus miembros pueden o deben hacer.

Para comenzar es necesario presentar esta documentación: nombre de la sociedad, nombre completo del administrador (o los administradores) con fecha de nacimiento, nacionalidad y domicilio y datos completos de los accionistas. Además, hay que demostrar la identidad con pasaporte, documento, carnet de conducir, etc y el domicilio en Alemania, con un recibo de gas o electricidad, extracto bancario con fecha que no sea anterior a los tres meses.

Los requisitos son mayores que los que se piden en España, pero la diferencia es que los alemanes son más estrictos en todos los aspectos, por ello no debes preocuparte.